Psicologia de la infància

Desembre 23, 2008

3. El desarrollo emocional del niño de dos a seis años

Filed under: desenvolupament emocional — kikasorell @ 11:30 pm

3.1 Consciencia del yo: Autoconciencia

Este estado aparece cuando el niño posee dos años de edad aproximadamente. La autoconciencia es un pilar importante en el desarrollo humano, tanto para el niño como para la relación entre los demás. En esta edad empiezan a decir y entender los pronombres y a reconocerse en espejos. Como toda emoción este concepto es evolutivo y sin pausas y cada día que pasa este concepto se va afinando más.

La autoconciencia es la conciencia que tiene el niño de si mismo del yo, viene relacionado con el orgullo y la vergüenza, y estos con el temperamento del niño. El bebé empieza a comprender que es un individuo separado del mundo y que él puede influir sobre los acontecimientos que le rodean y que puede ser el centro de atención. El niño piensa que todas y cada una de las personas que conoce piensan igual que él, al ver que hay oposición a su comportamiento se frustra, ya que no entiende el porqué de la situación. La obediencia del bebé no es más que una carencia de autoconciencia, al tener autoconciencia, si sigue habiendo una desobediencia por parte del niño, es a causa de otros motivos, como por ejemplo la educación de los padres. Empieza a relacionar a las personas sin más, sin pensar en un vínculo afectivo, ya que sólo reconocen a la gente por el afecto que reciben lo niños.

3.2 Desarrollo de la Autocrítica

El desarrollo de la autoconciencia hace desarrollar el concepto de autocrítica, el niño empieza a sentir la emoción de la vergüenza, la culpa, el orgullo… todos los sentimientos de la moral. Los niños tienen una autoestima muy alta, ya que piensan en ellos como si todo lo que hicieran estuviera bien hecho, como también tienen una concepción de la realidad un distorsionada, muchas veces a causa de las adulaciones parentales, pero básicamente es por su falta de autocrítica (o falta de autoconsciencia). Esta percepción va disminuyendo a medida de que el niño se va haciendo mayor y hay una mayor relación social.

4. Desarrollo de las relaciones con los otros

Filed under: desenvolupament emocional — kikasorell @ 6:50 pm

Se estable que el desarrollo social entre iguales, es el conjunto de lo social y lo cognitivo, ya que es un proceso que influye en el conocimiento experimental del niño con el contexto social en el que vive dicho niño. Estos al interactuar en algo saben que tienen un objetivo y pueden llegar a él en paralelo, el problema existe cuando los juguetes son diferentes, que no entienden que tienen que colaborar, sólo se consigue con la edad del niño. Se dice que, un niño que posee una vida afectiva favorable por parte de sus padres, es más extrovertido con los iguales que los que tienen una peor afección, por ello se dice que es importante la afección, cuanto más afección con la familia, mejor relación social. Para ellos los iguales, no son amigos, sino que son compañeros, ellos suelen jugar en pareja con cualquier otro niño. Cada vez que se va haciendo mayor se va agrandando el grupo.

La relación que tienen los niños con sus iguales la podemos dividir en varias etapas:

– 0-2 años: Los niños adquieren conocimiento acerca de la existencia de sus semejantes y depende del temperamento de cada niño, con la conducta que tiene con el otro. Se asustan de extraños pero no de sus iguales aunque estos sean extraños. A estas edades no existe competitividad y no saben colaborar.

– A los 2 años y medio a 6: Esta etapa empieza por el uso del vocabulario para relacionar a este con el comportamiento de los iguales. Luego aparece el juego en paralelo y un aumento de maduración. Más tarde empieza a verse el comportamiento más posesivo, para defender su posesión, todo ello a causa del juego cooperativo y la colaboración, el compartir no es fácil, pero es importante para su vida futura. Estos conceptos no solo dependen de la edad del niño sino también del temperamento de este.

– Y en edad adolescente: Desaparecen las riñas físicas, como algo común, se diferencia muy bien el rol que posee cada uno de los niños y se crean grupos sociales, en estos se establecen normas, sean dichas o no, como en grupos sociales de adultos.

1. Introducción al desarrollo emocional del niño

Filed under: desenvolupament emocional — kikasorell @ 4:51 pm

Según los teóricos, el desarrollo emocional y social del niño se entiende como un cambio continuo y dinámico, de sus experiencias, de manera ordenada. Este es un proceso de crecimiento y rectificación continuo, ya que es necesario un conocimiento previo para que pueda haber rectificación en la conducta, esto lleva a pensar que la rectificación crea una reconstrucción del individuo. Esto no sólo es característica del niño, sino que también influye al adulto.

Según Erickson, la vida emocional del niño, es muy importante para su vida adulta, ya que tales experiencias ejercen una fundamental influencia en su futuro. Piaget se opone a esta afirmación, por el hecho de que el niño no posee una comprensión y por ello no le pueden afectar dichas experiencias, no hasta que el niño llegue a la edad de poder comprender lo que sucede a su alrededor.

Para los niños la vida emocional es una caja de sorpresa llena de emociones. Estas se despiertan de una manera ordenada y evolucionada. Cada uno de los sentidos que en los primeros meses de vida del niño se despiertan como un reflejo, poco después del primer mes empieza a crecer el sentimiento las emociones, en primer lugar se desarrolla en ellos la sonrisa social, el placer, la sorpresa, el miedo, el llanto (por necesidades básicas, como la sed, el hambre,…) y más adelante la frustración, la ira, la autoconciencia, la autocrítica… Estas emociones marcaran un temperamento propio del niño, que pueden llegan a marcar en la vida adulta del niño. Cada niño tiene un temperamento distinto, y muchas emociones van relacionadas con dicho temperamento.

Las emociones son muy importantes, un buen apego con la madre, con sus familiares, sus iguales, crea un buen desarrollo del bebé y para su vida social.

4. El desarrollo de las relaciones con los otros

Filed under: desenvolupament emocional — kikasorell @ 4:05 pm

(Escrit per Irma Torres)

4.1 La conciencia del género

Las influencias en los roles de género:

Los niños adoptan los roles de género a través del proceso de socialización que empieza en la familia y es perpetuado por los compañeros, la escuela y los medios de comunicación.

Los roles de género se exageran y transforman en roles de género estereotipados son concepciones simples y fijas sobre el comportamiento típico de cada sexo.

Los niños tienen que desarrollar el sentido de que ellos son hombre o mujer esto se conoce por el nombre de identidad de género, y se desarrolla sobre los 3 años.

A los 3 años los niños asocian las cosas, juguetes, vestidos, etc. con los géneros, es decir, si son apropiados para hombre o mujer, ellos hacen sus propias teorías sobre cada género, a esto se le denomina esquema de género, unos esquemas que crean los propios niños, y en que los que las emociones de los padres sobre las actividades de género de sus hijos puede hacer que desarrollen los esquemas más rápido o no.

Cuando los niños adquieren la constancia de género , el entendimiento del genero ya es completo en el niño. En este momento los niños entienden si son hombres o mujeres y que eso no se puede cambiar. Los niños entienden este concepto cuando tienen un conocimiento sobre las diferencias genitales que hay entre sexos. Las niñas tienden a adquirir constancia de género antes que los niños.

En el cambio social y los roles de género: las diferencias de roles las han impuesto la sociedad, con eso lo que vemos es que por ejemplo con los juguetes, las niñas intentan desarrollar el sentido de la maternidad, el cuidado de los demás y el mantenimiento de la casa familiar, mientras los niños con sus juguetes muestran como son los hombres quienes trabajan fuera de casa y no ayudan dentro de la casa. Los niños desde pequeños intentan imitar a sus padres, a los adultos, con sus juguetes.

En la actualidad se está intentando disminuir las diferencias entre los roles pero aun, hoy en día, son muy presentes.

La Influencia de los padres en los roles de género: Los padres influyen mucho en la manera que tienen de ver los niños, los diferentes roles de género que hay. Influyen en las formas de enseñar las cosas de casa en caso de ser niño o niña, o también en los tipos de juguetes que les compran (una muñeca o cocinita si es niño, y materiales de construcción, coches…si es niño).

Otro punto importante es que los padres dan más libertad a los niños y protegen mucho más a las niñas. Esto puede afectar en la personalidad y el concepto de yo en términos relacionados con los géneros.

Los padres se preocupan más sobre la conducta adecuada para cada género, que las madres, por ejemplo: no les importa que su hija juegue con un coche o se suba a un árbol, pero si ven con malos ojos que su hijo coja una muñeca.

4.2 Relación con los familiares, cuidadores y educadores

Los padres como cuidadores: Durante los primeros años de vida de los niños, los padres deben satisfacer las necesidades de sus hijos y darles cariño.

La relación entre padres e hijos tiene 3 influencias en el niño:

  1. La dependencia del cuidador ayuda al niño a realizar las principales tareas.
  2. La relación con los cuidadores puede darle al niño la capacidad de entablar relaciones emocionales.
  3. Los padres educan al niño para futuras socializaciones.

La realidad de la maternidad, es que, aunque los padres estén asumiendo responsabilidades, quien tiene más peso en el cuidado de los hijos generalmente es la madre. Normalmente las madres se preocupan más por el cuidado de los hijos, su alimentación, la higiene etc. Sin embargo los padres se preocupan más por el juego.

Los niños cuando que se encuentran en una situación de estrés suelen demostrar más apego hacia la madre que hacia el padre.

Relación en la guardería: Muchos padres tienen miedo a que sus hijos pierdan el apego emocional hacia ellos en el momento en que van a la guardería. Tienen miedo a que se dejen influir por los demás niños.

Las guarderías hoy en día también se basan en la economía, ya que podemos observar que las guarderías para niños de familias de recursos económicos altos proporcionan cuidados de mejor calidad que los centros para los niños de familias de recursos económicos medio-bajos.

El cuidado de los niños en las guarderías no afecta al apego que tienen los niños hacia sus madres. Sin embargo está comprobado que si los niños pasan más de 10 horas a la semana, en el primer año de vida, en la guardería, pueden desarrollar un apego inseguro.

Los cuidados en las guarderías proporcionan beneficios cognitivos a los niños, sin embargo si es la madre quien cuida al niño, este muestra más agresividad.

5.Conclusión, desarrollo emocional del niño

Filed under: desenvolupament emocional — marga23 @ 2:17 pm

(Escrit per Marga Amengual i Aina Roldán)

Las emociones son un sentimiento, o afecto, que puede implicar una activación psicofisiológica, que les prepara para afrontar su entorno. Ellos tienen una parte adaptativa.

También pueden implicar una experiencia consciente, que es la que nos ayuda a expresar nuestros estados de ánimo. Ésta es la parte afectiva del niño.

Finalmente, implican una respuesta conductual que son los afectos que se llevan a cabo con la presencia de otras personas.

Hay dos tipos de emociones:

Primarias: entre 6 y 7 meses. Son irritación, tristeza, alegría,…
Secundarias: en el segundo año. Son vergüenza, culpa, envidia,…

Las primeras emociones son:

3- Llanto: es el mecanismo más importante para que el recién nacido se comunique con el mundo. Y tiene 3 tipos, que son: el clásico, el de dolor y el de enfado.
2- Sonrisa: es otro comportamiento de comunicación afectiva del bebé. Se pueden distinguir dos tipos de sonrisa: la sonrisa refleja y la sonrisa social.
3- Miedos: hay dos tipos de miedos relacionados con los niños:

  • La ansiedad ante extraños: se produce cuando un bebé muestra miedo y cautela ante desconocidos. Esta tendencia aparece en la segunda mitad del primer año.
  • Angustia de separación: la angustia de ser abandonado por el cuidador. En términos evolutivos, es probable que los niños desarrollen esta angustia porque ven a su cuidador como la persona que les protege y les resguarda. Pueden mostrar angustia a los ocho o nueve meses, pero lo normal y el punto álgido es a los doce o dieciocho meses.

El Temperamento y la personalidad

El temperamento se refiere a como se comportan los niños en algunas ocasiones, en oposición a qué hacen o por qué lo hacen. Los bebés muestran diferencias temperamentales en su disposición general desde que nacen, lo que inicialmente se deben en gran medida a factores genéticos, y el temperamento no es fijo ni inmutable: el modo de educar a los niños puede modificarlo de forma significativa.

La personalidad considera como llegan los individuos a entenderse y a entender el significado de su conducta y la conducta de otros. De acuerdo con Erikson, durante los primeros dieciocho meses, pasamos por la etapa de confianza frente a desconfianza, que es el período durante el cual los bebés desarrollan un sentido de confianza, o de desconfianza, dependiendo en gran medida de qué también son satisfechas sus necesidades por las personas que los cuidan.

Hay diferentes tipos de temperamento que son:
Nivel de actividad.

  1. Ritmicidad (regularidad).
  2. Aproximación – rechazo.
  3. Adaptabilidad.
  4. Intensidad de la reacción.
  5. Umbral de respuesta.
  6. Calidad del humor.
  7. Distractibilidad.
  8. Periodo de atención y persistencia.

La combinación de estos elementos da lugar a:
Bebés fáciles.
Bebés difíciles.
Bebés lentos de animar.

El Apego

El apego es el vínculo emocional positivo que se desarrolla entre un niño y un individuo en especial. Cuando los niños sienten apego hacia alguien, les gusta, estar con él y les consuela su presencia en momentos de aflicción. La naturaleza de nuestro apego durante la infancia afecta la manera en que nos relacionamos con los demás por el resto de nuestra vida.

Hay 4 fases:
1- Del nacimiento a los dos meses.
2- De los dos a los siete meses.
3- De los siete a los veinticuatro meses.
4- De los veinticuatro meses en adelante.

El apego puede ser:
1- Seguro
2- Inseguro, que se divide en 3 tipos de niños:
Evasivos
Rebeldes
Desorganizados

(Conclusiones hechas por Irma Torres)

  • Los roles de genero:

Las conclusiones que podemos sacar sobre el tema de los roles de género en la etapa infantil, es que, los padres y las personas más cercanas al niño son quienes influyen en ellos la manera de ver los diferentes roles de género. Influyen mucho las maneras de enseñar las cosas de casa, o los juguetes que les compran a los niños.

Los niños se dan cuenta si son hombres o mujeres a los 3 años, las niñas tienden a comprender antes las diferencias de sexos que los niños.

La sociedad también es uno de los grandes influyentes para los niños, con los juguetes que se fabrican según niño o niña etc.

  • Relación con los cuidadores:

Sobre este punto de la edad infantil hemos podido comprobar cómo los niños suelen tener más apego con las madres, que son estas las que se preocupan más por el cuidado de sus hijos( su alimentación, su higiene…), los padres también lo hacen pero de forma distinta, estos se preocupan más por los juegos, por hacer que su hijo se divierta etc.

También hemos podido comprobar que las madres muestran miedo a la hora de dejar a sus hijos a cargo de los cuidadores de la guardería, tienen miedo a que pierdan ese afecto, ese apego, ese cariño que tienen los niños hacia sus madres, pero está comprobado que no es cierto, el apego del niño hacia la madre es un vinculo muy fuerte.

Desembre 21, 2008

2. Desarrollo emocional del niño durante sus dos primeros años de vida

Filed under: desenvolupament emocional — kikasorell @ 1:39 am
Tags: ,

(Escrit per Marga Amengual i Ana Roldán)

2.1 ¿Qué son las emociones?

Las emociones son un sentimiento, o afecto, que puede implicar una activación psicofisiológica, que les prepara para afrontar su entorno. Ellos tienen una parte adaptativa.

También pueden implicar una experiencia consciente, que es la que nos ayuda a expresar nuestros estados de ánimo. Ésta es la parte afectiva del niño.

Finalmente, implican una respuesta conductual que son los afectos que se llevan a cabo con la presencia de otras personas.

Hay dos tipos de emociones:

– Emociones primarias (entre los 6 y 7 meses):son un conjunto de emociones presentes al nacer o que surgen tan pronto en el primer año que algunos teóricos creen que están biológicamente programadas. Estas emociones son irritación, tristeza, alegría, sorpresa y temor.

– Emociones secundarias (durante el segundo año): son emociones autoconscientes o autoevaluativas que surgen en el segundo año y dependen, en parte, del desarrollo cognoscitivo. Estas emociones son desconcierto, vergüenza, culpa, envidia, orgullo, autoconcepto y autoestima.

El desarrollo de las emociones está basado en una base biológica y adaptativa de supervivencia, los bebés necesitan el amparo de sus padres, y algunas de estas emociones son innatas.

En el desarrollo de las emociones es importante la empatía, que es la capacidad para identificar los sentimientos ajenos y entender por qué sienten de esa manera.

2.2 Primeras emociones y su derarrollo

El llanto es el mecanismo más importante para que el recién nacido se comunique con el mundo. Esto se cumple en el nacimiento, cuando del primer llanto del bebé confirma a la madre y al médico que los pulmones del bebé se han llenado de aire. Los bebés no tienen solo un tipo de llanto, tienen por lo menos tres:

– El llanto clásicoà es un patrón rítmico que normalmente consiste en un llanto, seguido por un breve silencio, después un silbido de inspiración que es casi más elevado que el llanto principal. Algunos expertos creen que el hambre provoca este llanto.

– El llanto de enfadoà es una variación del llanto básico y se expulsa mayor cantidad de aire a través de las cuerdas vocales.

– El llanto de dolorà es la aparición repentina de un llanto muy sonoro sin gemidos previos y un llanto inicial largo seguido de un extenso período de apnea.

La mayoría de los padres y adultos en general, pueden determinar si el llanto del bebé es de enfado o de dolor.

John Watson (1928) afirmó que los padres pasaban demasiado tiempo respondiendo al llanto del bebé y ésto hace aumentar su incidencia.

Los expertos en desarrollo infantil Mary Ainsworth (1979) y John Bowlby (1989) afirmaron que no podemos responder demasiado tarde al llanto de los niños durante el primer año de vida. Creen que una respuesta rápida y reconfortante del cuidador es un ingrediente importante del desarrollo del apego seguro.

El psicólogo evolutivo Jacob Gerwirtz (1977) descubrió que una respuesta rápida y tranquilizadora aumenta la frecuencia del llanto.

La controversia todavía caracteriza el tema de si los padres deben responder al llanto del bebé. Los psicólogos evolutivos argumentan que no debemos consentir llorar al niño durante el primer año de vida, de esta forma, los bebés desarrollarán un sentido de confianza y de apego seguro.

La sonrisa es otro comportamiento de comunicación afectiva del bebé. Se pueden distinguir dos tipos de sonrisa:

– La sonrisa reflejaà no se produce como respuesta a un estímulo externo. Aparece durante el primer mes normalmente durante patrones irregulares de sueño y no cuando el bebé está en un estado de alerta.

– La sonrisa socialà se produce en respuesta a un estímulo externo, que al principio es una respuesta a un rostro humano. Esta sonrisa aparece a los dos o tres meses de edad, aunque algunos investigadores creen que los niños sonríen como respuesta a voces humanas con tan solo tres semanas. El poder de la sonrisa fue señalado por John Bowlby que dijo que es beneficioso para supervivencia que los bebés estén diseñados por la naturaleza para seducir y dominar a sus madres. Si los adultos no responden a la sonrisa del niño, éste disminuye la cantidad de sonrisas.

En resumen, para el final del segundo año los niños son bastante propositivos al usar las sonrisas para comunicar sus emociones positivas, y son sensibles a las expresiones emocionales de otros.

Los miedos relacionados con los niños son:

– La ansiedad ante extrañosà se produce cuando un bebé muestra miedo y cautela ante desconocidos. Esta tendencia aparece en la segunda mitad del primer año. No todos los niños muestran angustia cuando se encuentran con un extraño. Su desconfianza aparece de forma gradual, en un principio sobre los seis meses como reacciones de cautela y a los nueve meses, el miedo es más intenso y continúa hasta el primer año. A medida que se desarrolla su memoria, son capaces de distinguir a las personas que conocen de las que no conocen. La ansiedad de los niños viene dada por varios factores como el contexto social (los niños muestran menos ansiedad a los extraños cuando están en un lugar conocido o sobre la madre) y las características del extraño (los niños son menos miedosos ante niños extraños que ante adultos. También tienen menos miedo a extraños amigables, extrovertidos y sonrientes que a los pasivos y que no sonríen).

– Angustia de separaciónà la angustia de ser abandonado por el cuidador. En términos evolutivos, es probable que los niños desarrollen esta angustia porque ven a su cuidador como la persona que les protege y les resguarda. Pueden mostrar angustia a los ocho o nueve meses, pero lo normal y el punto álgido es a los doce o dieciocho meses. La angustia de separación del niño es una señal de que el bebé ha desarrollado un apego hacia su cuidador. Algunos niños muestran más ansiedad, y esto puede estar relacionado con el temperamento, las experiencias estresantes o por su relación con sus cuidadores.

Estos miedos representan un importante progreso social, ya que reflejan avances cognitivos y el creciente vínculo afectivo y social entre el niño y quienes velan por él.

2. Desarrollo emocional del niño durante sus dos primeros años de vida

Filed under: desenvolupament emocional — kikasorell @ 1:32 am
Tags:

2.3 Temperamento y personalidad

2.3.1 ¿Qué es el desarrollo temperamental y de la personalidad?

El temperamento se refiere a cómo se comportan los niños en algunas ocasiones, en oposición a qué hacen o por qué lo hacen. Los bebés muestran diferencias temperamentales en su disposición general desde que nacen, lo que inicialmente se deben en gran medida a factores genéticos, y el temperamento no es fijo ni inmutable: el modo de educar a los niños puede modificarlo de forma significativa. De hecho, algunos niños muestran poca consistencia en el temperamento de una edad a otra. El temperamento abarca patrones de activación y emotividad que son características consistentes y duraderas de un individuo.

Los orígenes de la personalidad, la suma total de las características duraderas que distinguen a un individuo de otro, surgen en la infancia. Desde el nacimiento, los bebés empiezan a mostrar rasgos y conductas únicas y estables que finalmente conducen a su desarrollo como individuos distintos y especiales (Caspi, 2000;Kagan, 2000; Shiner, Masten y Roberts, 2003).

En la psicología de la personalidad existen patrones de conducta, de pensamiento y de emociones que son consistentes en el tiempo. La personalidad es el temperamento más el carácter, que es la parte de la personalidad que se desarrolla a través del aprendizaje y de la experiencia, ésta está determinada por el ambiente.

* La teoría de la personalidad (Erikson).

Teoría que considera como llegan los individuos a entenderse y a entender el significado de su conducta y la conducta de otros. De acuerdo con Erikson, durante los primeros dieciocho meses, pasamos por la etapa de confianza frente a desconfianza, que es el período durante el cual los bebés desarrollan un sentido de confianza, o de desconfianza, dependiendo en gran medida de qué también son satisfechas sus necesidades por las personas que los cuidan. Durante el final de la infancia los niños entran a la etapa de autonomía frente a vergüenza y duda, que es el periodo durante el cual los niños (de dieciocho meses a tres años) desarrollan independencia y autonomía, si se les concede la libertad para explorar; o vergüenza e inseguridad en sí mismos, si son restringidos y sobreprotegidos.

2.3.2 La genética y los factores del medio sobre el temperamento

El temperamento antes que nada es genético y biológico y enfatiza las conductas que determinan que cada persona sea de alguna forma diferente que cualquier otra.

El temperamento es epigenético, no solamente genético: comienza en la gran cantidad de instrucciones genéticas que guían al desarrollo del cerebro y luego es influido por el entorno prenatal, sobre todo la nutrición y la salud de la madre, y tal vez y por las experiencias postnatales. A medida que una persona va evolucionando, el contexto social y las experiencias individuales continúan influyendo en la naturaleza y en la expresión del temperamento. Todas estas influencias interactúan con las tendencias biológicas del niño.

Las características temperamentales representan rasgos heredados que son bastante estables durante la niñez y a lo largo de todo el ciclo vital. Se considera que esos rasgos constituyen el núcleo de la personalidad y juegan un papel sustancial en el desarrollo futuro.

Dicha visión es congruente con la consistencia de rasgos como la reactividad fisiológica, una característica del temperamento que se relaciona con qué tan alta es la reactividad fisiológica ante un estímulo novedoso. Esta alta reactividad, denominada inhibición, se muestra como timidez.

2.3.4 Tipos de temperamento del niño y los problemas de la conducta

Los nueve rasgos de categorización de temperamento que se presentan en más o menos intensidad en cada uno de los niños objeto del estudio de Thomas y Chess (1986) son:

  1. Nivel de actividad: proporción de los periodos de tiempo activo respecto a los periodos de tiempo inactivo.
  2. Ritmicidad (regularidad): algunos bebés presentan ritmos muy marcados, es decir, realizan siempre sus actividades a la misma hora (hambre, excreción, sueño y vigilia).
  3. Aproximación – rechazoà la respuesta a una persona u objeto, basa en si el niño acepta la nueva situación o se aleja de ella.
  4. Adaptabilidad: la facilidad con que los niños se adaptan a los cambios en su ambiente.
  5. Intensidad de la reacciónà algunos bebés manifiestan una gran energía y son muy exagerados, en cambio otros son todo lo contrario.
  6. Umbral de respuesta: algunos bebés detectan cualquier imagen, sonido o sensación táctil y reaccionan, por lo general, con angustia; otros son más abstraídos.
  7. Calidad del humorà algunos bebés parecen siempre felices, sonriendo por casi todo. Otros parecen estar siempre descontentos.
  8. Distractibilidad: algunos bebés se distraen con facilidad ante un objeto atractivo pero peligroso o por una experiencia angustiante; otros no se distraen con nada.
  9. Periodo de atención y persistencia: la cantidad de tiempo que el niño dedica a una actividad y el efecto de la distracción sobre esa actividad.

La combinación de estas nueve características da lugar a tres tipos de niños:

– Bebés fáciles (40%)à tienen una disposición positiva. Sus funciones corporales operan de manera regular y son adaptables. Por lo general son positivos, muestran curiosidad acerca de nuevas situaciones, y sus emociones son de intensidad moderada o baja.

– Bebés difíciles (10%)à tienen estados de ánimos más negativos y son lentos para adaptarse a las nuevas situaciones. Cuando enfrentan una nueva situación tienden a retraerse.

– Bebés lentos de animar (15%)à son inactivos, mostrando reacciones relativamente calmadas a su ambiente. Sus estados de ánimos por lo general son negativos y se alejan de las nuevas situaciones, adaptándose lentamente.

El 35% restante son niños que no encajan con estos tres tipos, la mayoría suelen ser una mezcla de estos tres.

La tipología del niño afecta a su relación con los demás, por tanto podemos decir que el niño determina la relación socio-afectiva que tiene con los de su entorno. Aunque lo más habitual es que sea un híbrido entre el niño y la madre, de tal forma que uno se adapte al otro y al revés.

Pueden aparecer problemas de conducta si los padres no son capaces de sincronizar e interaccionar su conducta con la de los niños.

(video trovat per Kika Sorell)

2. Desarrollo emocional del niño durante sus dos primeros años de vida

Filed under: desenvolupament emocional — kikasorell @ 1:13 am
Tags:

(Escrit per Marga Amengual i Aina Roldán)

2.4 Las relaciones íntimas. El vínculo afectivo: la afección

2.4.1 ¿Qué es la afección?

El apego es el vínculo emocional positivo que se desarrolla entre un niño y un individuo en especial. Cuando los niños sienten apego hacia alguien, les gusta, estar con él y les consuela su presencia en momentos de aflicción. La naturaleza de nuestro apego durante la infancia afecta la manera en que nos relacionamos con los demás por el resto de nuestra vida.

El apego no surge de forma repentina sino que se desarrolla en una serie de fases, pasando de una preferencia general del bebé por los seres humanos a una asociación con los cuidadores primarios. Hay cuatro fases:

  1. Del nacimiento a los dos mesesà los niños dirigen su apego de forma instintiva a las figuras humanas. Los extraños, los hermanos y los padres provocan igualmente una sonrisa o llanto por parte del bebé.
  2. De los dos a los siete mesesà el apego se centra en una figura, normalmente la del cuidador primario, a medida que el bebé aprende gradualmente a distinguir la gente conocida de la desconocida.
  3. De los siete a los veinticuatro mesesà se desarrolla el apego específico. Con mayores habilidades locomotoras, los bebés buscan activamente tener contacto con los cuidadores habituales, como la madre o el padre.
  4. De los veinticuatro meses en adelanteà se forma una relación en la que el niño se da cuenta de los sentimientos, objetivos y planes de otros y comienzan a tener en cuenta esto para llevar a cabo sus propias acciones.

La afección es muy fuerte en el niño hasta los dos años, pero a partir de aquí se vuelve más débil, aunque no desaparece nunca. No todos los niños tienen el mismo tipo de afección.

2.4.2 Tipos de vínculos afectivos perinatales

Según Ainsworth (1979) el apego al cuidador se intensifica durante la mitad del primer año. El apego puede ser:

– Seguroà los niños utilizan al cuidador, normalmente a la madre, como una base segura desde la que exploran el entorno y este apego proporciona las bases para el desarrollo psicológico posterior. El niño es sociable con extraños mientras la madre está presente. Alrededor del 65% de los niños muestran estas conductas.

– Inseguroà el niño evita a la madre o es ambivalente con ella, teme a los extraños y le afectan las breves separaciones diarias. Dentro de este apego se encuentran otros tres subtipos de apegos inseguros.

1. Niños evasivos (25%)à estos evitan al cuidador.

2. Niños rebeldes (10%)à pueden aferrarse al cuidador y luego resistirse pegándole para que no se le acerque, dándole patadas o empujándolo.

3. Niños desorganizadosà los niños están desorientados o perturbados. Estos niños deben mostrar fuertes patrones de evasión y resistencia o ciertos comportamientos como miedo extremo alrededor del cuidador para ser desorganizados.

Ainsworth creó la situación extraña, una medida de observación del apego de los niños que requiere que el niño pase por una serie de presentaciones, separaciones y reencuentros con el cuidador y con un adulto extraño en un orden determinado.

En la situación extraña, los niños evasivos tienen poca interacción con el cuidador, a menudo se muestran angustiados y lloran cuando éste sale de la habitación, y no restablecen contacto con el cuidador cuando vuelve, incluso pueden darle la espalda. Si el contacto se establece, el niño suele agacharse y mirar hacia otro lado.

En ésta situación, los niños rebeldes a menudo se aferran ansiosamente al cuidador y no exploran la habitación de juegos. Cuando el cuidador sale, a menudo lloran fuertemente y lo empujan cuando éste vuelve para calmarlos.

También ésta situación afecta a los niños desorganizados que pueden parecer aturdidos, confusos y temerosos.

Desembre 16, 2008

7.Bibliografía – desenvolupament emocional

Filed under: desenvolupament emocional — kikasorell @ 6:19 pm

Berger, K.S. (2004) Psicología del desarrollo: infancia y adolescencia. Madrid: Médica-Panamericana.
Feldman R.S. (2007) Desarrollo psicológico a través de la vida. Madrid: Pearson/Prentice Hall.
Fernandez Lópiz, E. (2000) Explicaciones sobre el desarrollo humano. Madrid: Pirámide.
Guitierres Martínez, F. (2005) Teorías del desarrollo congnitivo. Madrid: McGraw-Hill.
Hoffman, L. Paris, M,S., Hall, E. (1996) Psicología del desarrollo hoy. Madrid: McGraw-Hill.
Santrock, J.W (2003) Psicología del desarrollo de la infancia. Madrid: McGraw-Hill.
Shafer, D.R. (2000) Psicología del desarrollo: Infancia y Adolescencia. Madrid: Editorial Thomson.
Vasta, R,; Haith, M. M.; Miller, S.A. (1996) PSicología infantil. Barcelona: Ariel.

Octubre 27, 2008

Com és el desenvolupament emocional del nin en la edat infantil?

Filed under: desenvolupament emocional — professorpep @ 10:43 am

Benvolgudes alumnes, quan vulgueu podeu començar a redactar.

Pep Pérez

—-

Heu de buscar informació sobre aquest punt i organitzar-la i presentar-la aquí Han de fer aquest punt: Aina Roldán, Marga Amengual, Irma Torres, Kika Sorell, Antònia Socies

Índice del tema del desarrollo Emocional

  • 1. Introducción al tema del desarrollo emocional del niño
  • 2. Desarrollo emocional del niño durante sus dos primeros años
    • 2.1 Qué son las emociones?
    • 2.2 Primeras emociones y su desarrollo
    • 2.3 El temperamento y la personalidad
      • 2.3.1 Qué es el desarrollo temperamental y de la personalidad?
      • 2.3.2 La genética y los factores del medio sobre el temperamento y la personalidad
      • 2.3.3 Tipos de temperamento del niño y los problemas de conducta
    • 2.4 Las Relaciones íntimas. El vínculo afectivo: La afección
      • 2.4.1 Què és l’afecció?
      • 2.4.2 Tipus de vincles afectius periantals
  • 3. El desarrollo emocional del niño de los dos a los seis años
    • 3.1 Consciencia del yo: la autoconsciencia
    • 3.2 Desarrollo de la autocrítica
  • 4. El desarrollo de las relaciones con los otros
    • 4.1 La consciencia del género
    • 4.2 Las relaciones con los familiares, cuidadores y educadores
    • 4.3 Las relaciones con los otros niños
  • 5. Conclusiones
  • 6. Bibliografía

Crea un lloc web gratuït o un blog a Wordpress.com.