Psicologia de la infància

Desembre 21, 2008

2. Desarrollo emocional del niño durante sus dos primeros años de vida

Filed under: desenvolupament emocional — kikasorell @ 1:39 am
Tags: ,

(Escrit per Marga Amengual i Ana Roldán)

2.1 ¿Qué son las emociones?

Las emociones son un sentimiento, o afecto, que puede implicar una activación psicofisiológica, que les prepara para afrontar su entorno. Ellos tienen una parte adaptativa.

También pueden implicar una experiencia consciente, que es la que nos ayuda a expresar nuestros estados de ánimo. Ésta es la parte afectiva del niño.

Finalmente, implican una respuesta conductual que son los afectos que se llevan a cabo con la presencia de otras personas.

Hay dos tipos de emociones:

– Emociones primarias (entre los 6 y 7 meses):son un conjunto de emociones presentes al nacer o que surgen tan pronto en el primer año que algunos teóricos creen que están biológicamente programadas. Estas emociones son irritación, tristeza, alegría, sorpresa y temor.

– Emociones secundarias (durante el segundo año): son emociones autoconscientes o autoevaluativas que surgen en el segundo año y dependen, en parte, del desarrollo cognoscitivo. Estas emociones son desconcierto, vergüenza, culpa, envidia, orgullo, autoconcepto y autoestima.

El desarrollo de las emociones está basado en una base biológica y adaptativa de supervivencia, los bebés necesitan el amparo de sus padres, y algunas de estas emociones son innatas.

En el desarrollo de las emociones es importante la empatía, que es la capacidad para identificar los sentimientos ajenos y entender por qué sienten de esa manera.

2.2 Primeras emociones y su derarrollo

El llanto es el mecanismo más importante para que el recién nacido se comunique con el mundo. Esto se cumple en el nacimiento, cuando del primer llanto del bebé confirma a la madre y al médico que los pulmones del bebé se han llenado de aire. Los bebés no tienen solo un tipo de llanto, tienen por lo menos tres:

– El llanto clásicoà es un patrón rítmico que normalmente consiste en un llanto, seguido por un breve silencio, después un silbido de inspiración que es casi más elevado que el llanto principal. Algunos expertos creen que el hambre provoca este llanto.

– El llanto de enfadoà es una variación del llanto básico y se expulsa mayor cantidad de aire a través de las cuerdas vocales.

– El llanto de dolorà es la aparición repentina de un llanto muy sonoro sin gemidos previos y un llanto inicial largo seguido de un extenso período de apnea.

La mayoría de los padres y adultos en general, pueden determinar si el llanto del bebé es de enfado o de dolor.

John Watson (1928) afirmó que los padres pasaban demasiado tiempo respondiendo al llanto del bebé y ésto hace aumentar su incidencia.

Los expertos en desarrollo infantil Mary Ainsworth (1979) y John Bowlby (1989) afirmaron que no podemos responder demasiado tarde al llanto de los niños durante el primer año de vida. Creen que una respuesta rápida y reconfortante del cuidador es un ingrediente importante del desarrollo del apego seguro.

El psicólogo evolutivo Jacob Gerwirtz (1977) descubrió que una respuesta rápida y tranquilizadora aumenta la frecuencia del llanto.

La controversia todavía caracteriza el tema de si los padres deben responder al llanto del bebé. Los psicólogos evolutivos argumentan que no debemos consentir llorar al niño durante el primer año de vida, de esta forma, los bebés desarrollarán un sentido de confianza y de apego seguro.

La sonrisa es otro comportamiento de comunicación afectiva del bebé. Se pueden distinguir dos tipos de sonrisa:

– La sonrisa reflejaà no se produce como respuesta a un estímulo externo. Aparece durante el primer mes normalmente durante patrones irregulares de sueño y no cuando el bebé está en un estado de alerta.

– La sonrisa socialà se produce en respuesta a un estímulo externo, que al principio es una respuesta a un rostro humano. Esta sonrisa aparece a los dos o tres meses de edad, aunque algunos investigadores creen que los niños sonríen como respuesta a voces humanas con tan solo tres semanas. El poder de la sonrisa fue señalado por John Bowlby que dijo que es beneficioso para supervivencia que los bebés estén diseñados por la naturaleza para seducir y dominar a sus madres. Si los adultos no responden a la sonrisa del niño, éste disminuye la cantidad de sonrisas.

En resumen, para el final del segundo año los niños son bastante propositivos al usar las sonrisas para comunicar sus emociones positivas, y son sensibles a las expresiones emocionales de otros.

Los miedos relacionados con los niños son:

– La ansiedad ante extrañosà se produce cuando un bebé muestra miedo y cautela ante desconocidos. Esta tendencia aparece en la segunda mitad del primer año. No todos los niños muestran angustia cuando se encuentran con un extraño. Su desconfianza aparece de forma gradual, en un principio sobre los seis meses como reacciones de cautela y a los nueve meses, el miedo es más intenso y continúa hasta el primer año. A medida que se desarrolla su memoria, son capaces de distinguir a las personas que conocen de las que no conocen. La ansiedad de los niños viene dada por varios factores como el contexto social (los niños muestran menos ansiedad a los extraños cuando están en un lugar conocido o sobre la madre) y las características del extraño (los niños son menos miedosos ante niños extraños que ante adultos. También tienen menos miedo a extraños amigables, extrovertidos y sonrientes que a los pasivos y que no sonríen).

– Angustia de separaciónà la angustia de ser abandonado por el cuidador. En términos evolutivos, es probable que los niños desarrollen esta angustia porque ven a su cuidador como la persona que les protege y les resguarda. Pueden mostrar angustia a los ocho o nueve meses, pero lo normal y el punto álgido es a los doce o dieciocho meses. La angustia de separación del niño es una señal de que el bebé ha desarrollado un apego hacia su cuidador. Algunos niños muestran más ansiedad, y esto puede estar relacionado con el temperamento, las experiencias estresantes o por su relación con sus cuidadores.

Estos miedos representan un importante progreso social, ya que reflejan avances cognitivos y el creciente vínculo afectivo y social entre el niño y quienes velan por él.

Feu un comentari »

Encara no hi ha cap comentari.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Bloc a WordPress.com.

%d bloggers like this: